Ir al contenido principal
"La única lucha que se pierde es la que se abandona" - Ernesto Che Guevara
gadgets para blogger

Lo Último

LA MEMORIA MANIPULADA



POEMA LIBRE

LA MEMORIA MANIPULADA


En el frío cementerio,
el tiempo contempla pacientemente
el soterrado secreto
que encierra un territorio inhóspito.
Se sumergen en el mismo escenario
hombres bravos,
solidarios,
en su mayoría no longevos,
succionados por los gusanos
y con el craneo corroído.
Como si de un matemático
obsesionado por el descubrimiento
de la cuadratura del círculo se tratara,
los familiares buscan o recuerdan
a sus desaparecidos.
Son ciudadanos incombustibles
de nuestro pueblo
que velan por la recategorización
y salvaguarda de la idiosincrasia
de los ultrajados por la guerra,
luchadores contra la defenestración
de la ideología revolucionaria
y de la libertad;
o, tal vez, solo fueran personas sencillas
sobre las que recayó la ignominia.
Esto es, individuos proyectados
hacia el sufrimiento potencial,
víctimas propiciatorias
de la mansedumbre de la burguesía,
oprimidas por la oligarquía vendepatria,
cuya naturaleza,
similar a la de los terratenientes opulentos,
repletos de privilegios rimbombantes
y opacidad telúrica,
quedaba indisolublemente asociada
a los criterios ideológicos que inducían
a la práctica con la que operaban
los militares zombies,
las organizaciones del bando sublevado
y los requetés,
caníbales oficialistas del Régimen...
los de alto rango han sido enterrados
con honores en los mausoleos
del Valle de los Caídos.
Pegados a la tierra
se conservan, caústicos,
los sentimientos quebrados,
las emociones contenidas,
los exilios al extranjero,
las autorreclusiones domiciliarias
clandestinas,
surrealistas,
claustrofóbicas y lapidarias:
Una broma macabra
materializada en el hambre,
la represión,
la chanza burlesca y agresiva
hacia los que habían sido caricaturizados
como rojos descerebrados.
Devino la arrebatada libertad y muerte
del honrado profesor, 

obrero, 
sindicalista,
 republicano,
 comunista,
 anarquista,
de quienes se autoproclamaban
de izquierdas o demócratas,
del soldado que no quiso traicionar
los principios de un gobierno
de refrendo popular,
de los brigadistas internacionales,
del maqui
y del miliciano,
de aquél a quien acusaron por venganza,
del inocente señalado con el dedo justiciero,
cartílago óseo despiadado y polimorfo;
formaba parte del ritual represivo
la augurable y contravenida mortaja
con la que era investido
el represaliado refractario.
La concupiscencia sexual
de los miembros de la Benemérita
y del ejército,
alimentaron la violencia
infrahumana y visceral,
violando a muchachas
cerca de las acequias
y en los campos de labranza.
Como respuesta,
surgió la firmeza de conciencia,
la inquebrantabilidad
en forma de mujer
que recogía a la menor oportunidad,
los restos de los ajusticiados,
de los asesinados encañonados
por los fusiles del enemigo
en mitad de la noche.
A través de una alianza de fe y de obra,
persistió la connivencia
y aceptación
por parte del cura franquista
así como de la aristocracia
de rancio abolengo,
respecto del estatus político dictatorial.
Hubo mujeres que acompañaron
a los represaliados
hacia un destino igualitario,
acusadas de colaborar
con la resistencia;
incriminadas,
maldecidas por sus ideas
e interpeladas en su juicio,
aparecen inmortalizadas
frágiles ancianas,
mujeres de mediana edad
y jóvenes que, en numerosos casos,
se encuentran todavía
inmersas en la pubertad.
Se identificaban como esposas,
madres, hijas y hermanas de;
sin consideración alguna,
fueron paseadas en público
con la melena rapada
y despojada de piojos;
las subían a las carretas del escarnio,
controladas por el ojo del Gran Hermano;
en algunas ocasiones por adeptos
que presumían de lo morboso;
como acompañante involuntario,
un séquito de mirada compasiva
subyacía agazapado en las esquinas,
enarbolando con pasividad
las banderas de la rabia y la idefensión;
se repetía una y otra vez
el eco amplificado
del llanto de las hijas del dolor,
espectro bastardo que las arrastraba
a un infierno tridimensional;
se escuchaban en la letanía
los alaridos acongojados
de muchas abuelas
y madres viudas
que no tenían más opción
que recurrir al estraperlo.
Las más miseriosas
debían de conformarse con ofrecer
a sus niños, huérfanos de padre,
patatas hervidas
para poder comer una vez al día
como única alternativa a la inanición.
Se sucedía la violencia
en las calles y los hogares
de pueblos y ciudades
divididos por la lucha de clases,
horas antes de empotrar
padres y hermanos
sus caras contra el suelo del paredón.
Fueron admirables aquellos estudiantes valientemente fortalecidos
en su persecución,
también los intelectuales
y progresistas ejemplares,
así como los geniales escritores
y artistas,
resguardados
por el espíritu de Lorca,
instantes después
de haber dado el paseíllo
y de penetrar en la otra dimensión...
En el recóndito camposanto de tierra
brillan las almas desposeídas,
insatisfechas,
incrustadas en la materia dúctil
de los sueños etéricos incumplidos;
vagan a través del vaho
que deja la legendariedad,
se bañan todas las mañanas
en cubiles llenos de sangre pestilente
evaporada en el aire,
mientras el paraje agreste,
infectado por el odio acumulado,
permanece cubierto de matorrales
y mala hierba,
suelo yermo que ya no florece ni da frutos
desde la época en que tuvo lugar
el festival gore
de la sangría,
por muchos años ensalzado y prestigiado...
Ojos que ya no ven,
corazón que palpita
al grito espiritual de
¡recuperad mi legado histórico,
glorificad mi recuerdo llagado!
Los portavoces de las ánimas
que cayeron bajo el yugo
del alzamiento fascista
no se conformarán tan solo
con el argumento convencional;
no única y exclusivamente
con la recuperación
de la identidad borrada
de sus mártires.
¿Se limpiará la mancilla
de la indiferencia chapucera
hasta el punto de conciliar solamente
con un cambio en la nomenglatura
de calles y plazas,
o quiza el Estado permita
la búsqueda,
excavación y exhumación?
Pero...yendo mucho más allá
de lo meramente superficial...
La Memoria Histórica es rendir
un grandioso homenaje
a la lucha miliciana del pueblo
y del ejército republicano.
Con una declaración de intenciones
que restaure su verdadera
atribución ideológica
y patriótica
en modo estructural,
tocando los cimientos
del verdadero carácter de clase
y legitimando a la Guerra Civil
en un sentido estrictamente revolucionario,
definiéndola como la genuina lucha
política y social del pueblo español
por su independencia nacional
defendida valerosamente
frente al invasor,
aunque se malograra la victoria final.
Desde la soledad ectoplasmática
de la oscuridad de la nada,
ellos, los sin nombre y sin estela,
anónimos y anodinos convidados de piedra
del libro de los muertos,
piden enfervorizadamente que se honre
la justeza de la causa,
transcurridas largas décadas
de ominoso silencio restitutivo.
Las flores marchitas
dejan una huella residual.
Los perros, los insectos y las ratas
pisotean las tumbas,
algunas inexistentes,
pues solo la arena y el pedrusco
recubren directamente
los cuerpos que yacen,
descompuestos en átomos
de trascendencia incomprendida;
pocos parecen escuchar
la súplica reiterada,
al tiempo que sus descendientes esperan,
buscando miles de agujas
en el gran pajar de la execralidad.
Indagando acerca de la certeza solapada,
aspirando a la justicia reparadora,
sin pretender más que
una recompensa infinitesimal.
Si a esto le añadiéramos
honores de Estado
y la marca de una verdad imputable,
vinculante,
entonces, la justa reivindicación
se encuadraría con la realidad objetiva
e incuestionable.
Guernica quedó fecundada
por tanto sacrificio,
ha parido muchos hijos e hijas
con sus nietos y nietas respectivos,
ángeles de la sinrazón.
Así, recalificados en su justa medida
los bombardeos,
las batallas destructivas,
los fusilamientos, la cárcel y la tortura...
podrían, en consecuencia,
discernir a través del reconocimiento
coherente de la legalidad jurídica
y la participación popular y colectiva,
en aquello que quedó demostrado
como evidente e inalienable
a los ojos del buen revolucionario;
sin duda, fortalecería lo justo;
y reprobaría lo injusto y execrable;
significaría la autentificación
de los hechos, señalándolos
como honorables
o detestables.
Con su sello ideológico oficial, explícito.
Lo cual puede establecer una orientación
cualitativa para que en lo sucesivo,
nada parecido pueda volver a ocurrir.
Tal liberación no influiría únicamente
en aquellas amargas presencias
que todavía merodean confusas
y desorientadas,
porque la mentira, el abandono
y el juicio mediático,
no permiten que se reconozca
la orografía que las sepultó.
La contradicción principal no es ésa,
sino la negativa o la falta de voluntad
a la hora de promover
que desde la ideología y la política
se trabaje en la firme voluntad
de cuestionar y denunciar una situación
que hace retornar la angustia
de un fantasma encadenado.
Todas las ideas sin excepción 
tienen una naturaleza de clase 
que refuerzan a esa misma clase
en sus propósitos. La diferencia 
entre el poder de decisión e influencia 
que esgrime una  clase en concreto
depende de quién  ostente
la propiedad y el usufructo
 de la madeja
para así poder tejer a su antojo.

 -------------------------------------------------------------------------------------------



ANALISIS ENSAYISTICO:  
  
CONCLUSIONES EXTRAIDAS A PARTIR DEL POEMA


Defender una línea y un programa justos va a depender de nuestra capacidad para promover una alternativa correcta, que ayude a discernir quienes son nuestros aliados, nuestros principales enemigos y qué proyecto tienen previsto imponernos.

No se debería coger la parte por el todo. La clave está en buscar la verdad, en los hechos, en lo honorable, en lo justo, desde los principios, en cómo dilucidar la problemática de saber qué está pasando en primera instancia y contra quién nos enfrentamos para ser capaces de oponernos a su proyecto de dominio y de control sobre la población. Se trata de un plan dirigido y orquestado desde fuera a través de políticas que perjudican al 90%.

Por ello, es importante determinar cómo ha de hacerse una justa reivindicación. En este caso, la resultante de negar la lucha de clases en los términos de analizar las bases estructurales de una guerra de intervención militar como lo fue la Guerra Civil Española, tiene consecuencias. Esta cuestión ha podido afectar a varias generaciones a las que se les ha negado la posibilidad de apoyar un correcto proceso de transición democrática. El conocimiento de alternativas y programas adecuados que apoyen una línea, estratégica y táctica, fundamentada en luchar de verdad contra el enemigo principal que nos atenaza, orienta desde una posición de clase.

Por ejemplo, a la hora de afrontar el combate a las injerencias extranjeras y al dominio hegemónico militar exterior.

Orienta también para que no sobrevengan vacilaciones ni se lleven a cabo prácticas oportunistas, ajenas a los principios por los que nos debemos guiar.

Quién es el enemigo principal sería justamente la principal contradicción, la más importante, o la que determina a todas las demás. Pero el punto cero sería investigar sobre los hechos, con datos y referencias, realizando un análisis general y concreto de la realidad concreta para conocer qué es lo que está pasando y a qué nos enfrentamos. Un estudio exhaustivo y pormenorizado.

Somos un país cuya sociedad ha vivido intervenida durante trescientos años hasta el día de hoy por las potencias invasoras de turno, Francia, Inglaterra y actualmente, EEUU. La situación nacional está determinada por la situación internacional. Debemos tener muy presente que nuestra oligarquía es débil y depende en lo económico y en lo político de las órdenes y dictámenes impositivos de potencias extranjeras como EEUU, a un primer nivel; de facto, porque existen antecedentes, y continuamos intervenidos militarmente; en segundo lugar, por el carácter parasitario y raquítico de nuestra oligarquía financiera.

Por eso es fundamental restablecer la cordura política y medirse en función de lo correcto, justo y adecuado. Ello requiere colocar cada cosa en su sitio y resituar un lugar para cada cosa, maniobrando sobre lo verídico. Porque los ciudadanos somos los perdedores, quienes pertenecemos a las clases oprimidas y explotadas. Carecemos de la titularidad de la riqueza que generamos con nuestro trabajo y, por tanto, no influimos a través de decisiones propias encaminadas hacia una dirección prefijada de antemano y encauzada por nosotros, porque no tenemos esa capacidad. A la hora de generar las variaciones y cambios estructurales necesarios para mejorar nuestras condiciones de vida, lo más factible  como recurso será, en todo caso, hacer propuestas de manera indirecta a través de exigencias y presiones externas, reformas parciales o ciertas mejoras en algún aspecto secundario o poco incisivo que condicione nuestras vidas. Sin embargo, eso es mero reformismo, aspirar tan solo a las migajas. Y el reformismo y el planteamiento de mejoras coyunturales, aunque pueda ser útil para cambiar una situación a todas luces injusta, no aporta soluciones definitivas. La explotación actuará indefinidamente, la extracción de plusvalía hará que la dependencia hacia los medios de producción y respecto a quién es el dueño del capital sea cada vez mayor. Por mucho que disfrutáramos de las circunstancias más favorables posibles, seguiríamos sin poder decidir qué se investiga, qué se produce, qué leyes hay que crear, modificar o derogar, de cuánto capital queremos disponer, etc.

Nuestra propia gente, el 90% de la población, en el caso que nos ocupa, debería poder hacer suya la reivindicación de la memoria histórica, si bien es cierto, que ahora mismo no constituye la contradicción principal. Lo que sí es crucial y se podría considerar una enseñanza concluyente del pasado, es tomar la posición de otorgar la valoración ideológica que merecen las guerras revolucionarias que combaten un golpe de Estado militar adoptando como base la naturaleza de clase que éstas tienen. Proletaria, obrera, del pueblo trabajador, de las masas, socialista, etc.

Los estrategas que gozaron y gozan del poder militar poseen el bastón de mando. Y eso vale igualmente para hoy. El poder nace de la punta del fusil. Si pudiéramos interpelar a los dirigentes de todos los países imperialistas y a los de sus posibles aliados, éstos jamás responderían abiertamente y con franqueza; los más legalistas en apariencia, pueden decir que actúan en nombre de la democracia y la libertad. Los más preclaros o radicales personificarán las dictaduras de ultraderecha y los reformistas por antonomasia, defenderán las democracias burguesas que propugnan la austeridad y el control de las masas como valores ejemplificantes para que se cumpla un orden jerárquico y orgánico que haga que todo funcione eficazmente y se proteja la libertad individual y la propiedad particular de cada uno. En definitiva, bajo la excusa del control democrático y la seguridad ciudadana global, ellos conseguirán fortalecer su poder dentro del Estado como clase posicionada por encima del resto de clases populares.  Sabemos que, por ejemplo, la protección internacional basada en la cooperación mútua entre países aliados para conbatir eficazmente el terrorismo islamista o Yihadista, es el pretexto perfecto para implantar democracias parlamentarias controladas donde la gente no pueda plantearse el cuestionamiento del poder dominante. El estatus de superioridad hegemónico le corresponde asumirlo a EEUU, la superpotencia mundial que controla y dirige geoestratégicamente al resto de países de la cadena imperialista que permanecen bajo su órbita de influencia. Lo puede hacer porque tiene la supremacía militar que a su vez, le imprime los mecanismos oportunos para intervenir no solo militarmente, también política y económicamente a los países más débiles y dependientes.
 
El imperialismo defenderá a vida o muerte el terrorismo económico, la intervención política y militar y la obediencia a los dictados que vienen del exterior.
 
Los hechos no mienten... son un criterio de verdad.
 
A lo largo de su historia, las principales potencias imperialistas han ocupado Vietnam, Camboya, Laos... la URSS invadió países durante la Guerra Fría; las intervenciones norteamericanas, mayoritariamente apoyadas por la UE, continúan vertiendo un efecto devastador en Ucrania y en Siria, en Irak y Afganistán; se resisten al olvido de un pasado reciente Polonia, Hungría o la antigua Checoslovaquia; Argentina o Chile; y representan la esperanza hacia un futuro aun más favorable para sí mismos países como Cuba, Venezuela, China, India, Suráfrica o Brasil...

Dirimiendo en primer orden las directrices clave, se sitúa EEUU, a la cabeza, por medio de la organización de una burguesía que conforma el complejo militar industrial y el Pentágono. La hegemonía de su Imperio es totalmente antagónica a la lucha por la autonomía, la independencia nacional y la libertad de todos los pueblos y naciones oprimidas del mundo.  

Lo grandioso y cualitativo es poder reafirmarse en el modo en que piensa y se comporta una inmensa mayoría. La posición contraria a aceptar la manipulación de la memoria histórica de los pueblos y el pensamiento que difunde el poder dominante, está cada vez más extendida. Es por ello que debemos quedarnos con la consigna: para que el Imperialismo retroceda, los pueblos deben avanzar. Y esto es una realidad pragmática demostrada en la práctica en numerosas ocasiones. Ya se han hecho revoluciones anteriormente. Por ello es objetivo y realista afirmar que los pueblos están logrando achicar el espacio que ocupaba hasta el momento el cabeza del Imperio. Los BRICS, los países emergentes, los pueblos africanos, los países del Tercer Mundo y otras naciones del Segundo Mundo que luchan por establecer, extender y aplicar políticas frenteamplistas, son casos que he abordado ya en anteriores entradas. Volveré a incidir en ello en futuros posts, precisando sus múltiples aspectos genéricos y específicos.
Conste en acta.
¡Vivan las revoluciones!



Boikot - No pasarán


Boikot - Amaneció



Comentarios

Sígueme en Blogger

Sígueme en Blogger
13 SEGUIDORES

Si te ha gustado comparte el blog

LOS POSTS MAS LEIDOS DURANTE LA ULTIMA SEMANA

LAS MANIOBRAS DE LA OTAN EN ESPAÑA: UN SALTO CUALITATIVO EN LA INTERVENCIÓN MILITAR

No bastará con que España cubra los frentes bélicos abiertos en Irak y Afganistán siendo miembro activo de la OTAN, como hasta ahora se venía haciendo. Se ha dado un salto cualitativo en el grado de intervención e integración de nuestro país en el aparato político-militar norteamericano, que es quien, a través del Pentágono, controla a los diferentes ejércitos de la OTAN. No es del todo cierto que España se haya limitado, hasta el momento, a enviar tropas y soldados a Oriente Medio con el propósito de realizar tareas de vigilancia, mantenimiento y logística. Se sabe que, en diversas ocasiones, los soldados españoles han llegado a participar en operaciones bélicas e intervenido en el combate, si bien, existe un interés gubernamental por mantener este hecho oculto, solapado. Ahora, EEUU pretende que las acciones militares en las que participe y colabore el ejército español no sean solo de carácter logístico. Para defender sus intereses imperialistas y su hegemonía global, la principa…

Antonio López, Jorge Eines y Manuel Galiana, candidatos al Congreso por Madrid de la coalición Recortes Cero - Grupo Verde. R0 en las Generales 2016

Saludos de Antonio López (Pintor).Promotor, miembro del Foro de artistas, intelectuales y profesionales de Recortes Cero y Candidato de Recortes Cero - Grupo Verde por Madrid Antonio López García (pintor y escultor) envía un saludo a Recortes Cero - Grupo Verde. Es premio Príncipe de Asturias de las Artes en 1985. En 2006 recibió el Premio Velázquez de Artes Plásticas



Manuel Galiana (actor). Candidato al Congreso por Madrid. Cultura es riqueza
Manuel Galiana es promotor de Recortes Cero, miembro del Foro de artistas, intelectuales y profesionales de Recortes Cero. También es candidato al Congreso por Madrid en las presentes Elecciones Generales de 2016

 Jorge Eines (Director de teatro)Candidato al Congreso por Madrid

El director de teatro y maestro de actores Jorge Eines ha acudido a Barcelona ha participar en una tertulia en la Editorial Hijos del Hule con Esteban Cabal, cabeza de lista por Barcelona de Recortes Cero – Grupo Verde, el director Toni Navarro, candidato al Senado, la es…

UNA NIÑA

Una niña se presenta con su halo de pureza,  de belleza sibilina, que adivina pesadillas y atesora reinos oscuros. Niña de carne y hueso, de contiendas ya perdidas. Diosita de los miserables, adoptada en orfanato,mártir de los Evangelios, ángel de las vanidades. Vanidades de hombres malos, grotescos, endemoniados.La niña sin hacer caso, va a la escuela, aprende, juega,recoge flores del campo y reza mucho, sobre todo, reza. Niña que con la miel en los labios, disfrutará poco tiempo, de aquí a pocos años;hasta que su virtud transmute, pues pronto se le abrirán los ojosy se los sujetarán con pinzas, para que se vea a sí misma y en qué la han convertido. Ojiplático destino.